miércoles, 9 de julio de 2008

Viernes 14. El Gran Dia de Chester.

Joder!” Suena el móvil. Justo hoy tenemos que estar a las 8h en Maxwell. Los de anoche habremos dormido unas 4 horas. Si mal no recuerdo quedamos un poco más tarde para salir y desayunar en 15 minutos. Pasárselo bien pasa factura.

A las 9h cogemos el autobús con destino a Chester. Algunos intentamos dormir en El autobús infernal, pero es imposible: los asientos son jodidamente incómodos.
Da igual que estuvieras al lado del pasillo, en medio o junto a la ventana.
Las rodillas tocan con el asiento de enfrente.
Inevitablemente y para más inri no paras de escuchar conversaciones en inglés, finlandés y especialmente en español. En fin.

Al bajar de dicho (infierno) autobús, caminamos un rato y pasamos junto a un hipódromo.
Fue entonces cuando estábamos hablando de nosequehistoria y Neus dijo ‘Me palpita (el corazón)’. Hubo aquí una confusión que dio lugar a que estuviéramos todo el viaje diciendo 'Me palpita'. Lástima que no recuerde en qué estaba pensando.

Al reunirnos con los guías nos dividimos en varios grupos y en cero coma (10 minutos aprox.) dejamos de escucharles. La verdad que Chester le daba mil vueltas a Manchester, pero no deja nada que hubiéramos dormido 4 horas...

Nos comemos el fabuloso pack lunch y tomamos algo con nuestro grupo. Gema no podía con su cuerpo y mientras hablábamos con nuestras finlandesas, soltó: ‘Cuando llegue a casa eslipiré.

En el centro de Chester nos hicimos varias fotos los 60 alumnos del proyecto junto con los profesores.


A las 15h tenemos una de las peores conferencias en una especie de Teatro de un tal Colin Potts, el cual nos enseña un montón de planos y mapas que cualquiera juraría que eran todos iguales. Entre la luz apagada y el cansancio, nadie podía con su alma. Al salir nos encontramos a un inglés con un estupendo medio de transporte.


Llegó el gran momento: we have to come back. El camino se hace un poco largo, pero acabamos encontrandos el autobús. Nada más llegar subimos, segundos a posteriori de arrancar, Rafa pregunta en voz alta: ¿falta alguien?. ¡Sí, yo! (quería responder, pero no tenía ganas ni de gastar bromas, aunque fueran sin gracia). No sé otros, pero yo me acosté en los asientos e intenté dormir. Al cabo de 20 minutos oigo mi nombre, me despierto y me levanto. Entonces dicen “ah, está aquí” (no tenía ni zorra de lo que estában hablando) y es cuando dice Rubén: ¡faltan Patris! Nosotros todavía no lo sabíamos, pero ese fue uno de los momentos más polémicos del viaje: faltaban 4 españoles. Justo entonces, tras todos poner cara de circunstancia, llaman a Adrián al móvil. “va, ¡estás de coña!” le decía Patri. Pero no, Patri, desgraciadamente era cierto. Fue culpa de nadie y de todos en general. Mejor lo dejamos en que fue una situación desafortunada.

No sé si fue este día, pero he aquí una de las tantas frases repetidas a lo largo del viaje. Esta vez, de Aloma: ¡Te fotré 2 osties!... (por supuesto iba dirigida a Rubén)

Castle Irwell. Me acuesto de nuevo e intento dormir, pero es imposible: duermo al lado del comedor, ¡no importa! todo se recupera. A la noche, seguimos con la sidra.
Tuvimos nuestros momentos de indecisión en la puerta del Pub de la residencia: para entrar teníamos que pagar, pero teníamos la sidra fuera; pensábamos ir a Manchester para salir de fiesta (cosa que no acabamos haciendo)...
Llegamos a la conclusión de que teníamos que entrar, pero no sin antes escondernos la sidra. Tras varios intentos poco afortunados, tales como intentar poner la botella de sidra en el paquete de Rubén, terminamos escondiéndolas cada uno donde quiso: Mazarío en su chaqueta, Gema en sus... y yo, la más hábil, en el bolso. Mazarío Uno, Gema dos y Rubén tres. Venga, ellos ya han entrado, sólo faltas tú. Tranquila, no te van a pillar. ‘Can I see your pocket?’ Mierda mierda y más mierda. ‘Ehh... se me ha olvidado el dinero!’ (les digo a estos) ‘I am sorry, I forget my money in my house, I have to come back’. ¡Tranquila, nosotros te dejamos! -me dicen estos-. Les miro con cara de asesina en serie. No, no, ahora vengo.
-¡Qué sí tía, que tenemos!
-Que no, (joder!) gracias! (creo que con esa mirada me entendieron)
Fue entonces cuando me dirigía hacia casa pensando qué coño haría con la sidra. De camino pienso que me da perro ir a casa, abrir, subir etc etc. Así que lo primero que se me ocurre lo hago: dejo la botella de sidra de plástico junto a un árbol del jardín.

Allí dentro estaban gran parte de los finlandeses e ingleses. ¡A integrarnos! (pensamos).
Pero algunos nos pusimos a jugar al 'mai mai...' ('yo nunca nunca...' o 'I have never...') y quedamos en que los participantes confesarían la pura verdad (y beberían del cubata) a todas las preguntas que se hicieran, independientemente del tema/tabú que surgiera, así como sexo, drogas o situaciones desafortunadas, si bien, tras finalizar el juego, ninguno de los miembros diría nada a nadie sobre las confesiones de los jugadores. Ahí queda. Cada uno se acuerda de sus guarradas (y de las del resto), yo no voy a nombrarlas.


Tras estar pasando una noche de lo más divertida y entretenida, algunos se van a casa antes que otros. Unos a dormir y otros no.

Unos, como yo, vivimos un momento cómico con los famosos SKALIS (o como Alá quiera que se escriba). Antes que nada, procederé a describir a esta supuesta banda callejera. La única información que tenemos sobre esta gente es que van encapuchados y se dedica a calfar a los guiris (osea, a nosotros). Claro, Manchester es una ciudad en la que hace bastante frío, por lo que más de un ciudadano lleva como norma general la capucha puesta. Esto dio lugar a que cada vez que alguno de nosotros viera a alguien con una capucha puesta en su cabeza (independientemente de su raza, sexo o edad) hiciera un comentario por lo bajini en plan ‘¡Los skalis!’. En realidad como algunos no sabíamos pronunciarnos o simplemente no nos acordábamos del nombre, llegaron a llamarse los RATIN-KINGS (aunque después de la experiencia que tuvimos otros deberíamos llamarles mini ratins). Adrián, Joan, Rubén, Larna y yo tras salir del Pub unos más ciegos que otros, fuimos fuera de Castle Irwell. En la puerta había mogollón de peña y entre tanto alcohol y gente, se nos acabaron acercando 3 niñatos supuestamente borrachos y con ciertos problemas de acné. Resumidamente: nos vacilaban y no se iban. Rubén entró en Castle Irwell y Joan no paraba de gritarles: In Spain you will die. Larna se puso de los nervios y hasta que los seguratas de la residencia nos dejaron entrar pasó todo. Decidimos que acompañar a Larna a su casa es la mejor opción y al volver a la residencia tomamos un zumo de lo más dulce.

Tras unas horas, me dispongo a ir a casa y fue cuando pasé uno de los peores momentos del viaje. Eso sí, posiblemente el más comentado. No sabía lo que me esperaba. Al volver, el resto de gente habían conocido a unos españoles. Fue cuando entré a la cocina y mientras me disponía SIMPLEMENTE a coger un agua y acostarme, me dicen: Paula ven a ayudarnos que estamos hablando de política. Sonreí y antes de que me diera tiempo a contestar oigo que dice uno de los chicos (el fascista, racista, homófono y gilipollas en general nº 1): ah, esta que es, ¿una roja de mierda? -esto promete- pensé. Valdrá la pena quedarse. Así que me senté (ilusa de mí) pensando que debatiríamos un rato sobre política. A continuación, voy a relatar aproximadamente los comentarios que se hicieron a lo largo de esas horas (o minutos no sé, se me hizo eterno).
[Nota informativa: Independientemente del partido político, pensamiento, ideales, religión y demás, mi intención es meramente entretenida. No quiero ofender a nadie ni debatir (de nuevo) este tema. Una cosa es hablar de política y otra totalmente hacer lo que hizo esta gente.]


En la foto, Mónica rodeada de gilipollas.


El caso es que empezamos siendo bastantes. Ellos eran 3 (2 gilipollas y un malagueño) y de nuestra casa éramos Cris, Bea, Mónica, Gema y Rubén, pero mientras se iba oscureciendo el asunto, la gente iba desapareciendo y mientras el gilipollas nº 1 (siempre apoyado por el gilipollas nº 2) iba soltando perlas como:

- Si votáis al PSOE estáis votando a ETA.

Hablando un poco de todo, del debate de Rajoy y Zapatero, del PP y del PSOE, de la inmigración, del nacionalismo y de política en general, se me ocurre la genial idea de soltar algo de los idiomas, del catalán en concreto y no le sentó muy bien:

- El catalán no es un idioma, eso es lo que te hacen creer...
- Ah, ¿no? Y todos estos años en el instituto que me han dado clases en valenciano... ¿qué han sido? ¿Y amigos míos que hablan en catalán/valenciano en qué puto idioma hablan? ¿el gallego entonces tampoco es un idioma?
-
Tampoco

Y él erre que erre:

- A ver, bonita, ¿tú de dónde eres?
- Yo de Castellón
-
Vale. Si tú ahora vives en Huelva y tienes un hijo, ¿en qué idioma te gustaría que le enseñaran?
- ... ¿qué? No entiendo a qué viene esto...
- No, tranquila, si es normal que te cueste...


A todo esto, esa clase de comentarios los acompañaba de alzadas de voz y una actitud amenazante en general. Se levantaba del asiento, señalaba y cuando le decíamos que no gritara hablaba en voz bajita y lento como si fuéramos retrasadas mentales, algo de lo más repelente que no soporto que hagan. Yo pensé que en condiciones normales este chaval no sería así, de modo que le pregunté:

- ¿Tú vas un poco ciego no?
- ¡PUES NO¡ ¿POR QUÉ PREGUNTAS ESO?

No le veía lógica. Le pregunté:

- ¿Cuántos años tienes?
- 23
[o así, la verdad no me acuerdo exactamente]

No entiendo nada. Es un gilipollas integral, es la única solución posible.

Fue entonces cuando Alberto (el malagueño) dijo que el catalán sí que era un idioma. Que el catalán tiene una base histórica y se fundamenta en una lengua etc. Y el gilipollas nº 1 dice:
- ¡Pero tú qué estas haciendo defendiendo a los catalanes si ellos son los primeros que odian a los andaluces!

Mónica le dijo que no podía cumplir más los tópicos de un fascista y nacionalista y se fue a dormir.

Tras una larga charla sobre esto y mucho más, no pudo más y me dijo:
- ¡Me apuesto 2 ostias en tu cara a que el catalán no es un idioma!

Yo me callé como una puta. Os juro que empecé a tener un miedo de cojones. Pensé que en cualquier momento se levantaría y me llevaría una ostia. Y fue aquí uno de los momentos ya más emocionantes de la noche. Bea Marlo se levantó del taburete, se puso enfrente del gilipollas nº 1 y le dijo señalando con el dedo la puerta de la cocina: ¡fuera de aquí! ¡fuera de nuestra casa! ¿pero tú qué te has creído? ¡FUERA DE AQUÍ YA!

¿Os pensábais que Bea sólo sonreía eh? Pues no. Tendría que haberle aplaudido.

Ahí donde los veis (leéis) ambos estudiaban, creo que el nº 1 caminos o una carrera de estas bastante chungas que se supone debe hacer la gente inteligente.

A pesar de que la mayoría no estuvisteis puedo asegurar que fue mucho más de lo que escribo y ese ‘debate’ si no fue eterno, a mi se me lo hizo.

Bea, Mónica y yo nos acostamos a las 6 a.m. hablando de todos esos comentarios y muchísimos más que no recuerdo.

Menos mal que mañana no tenemos clase, si no no sé qué sería de todos nosotros...

Un saludo para Bea y Mónica que seguro que me leen desde Torquay (Inglaterra)

6 comentarios:

Rubén dijo...

jejejej q grande eres paube buff q risa!!!!
es grande como te puedes acordar de todo...

has pensado ser escritora yo soy el primero q te compraria los loibros (espero q me los regales)

P.D. se os exa de menos a tod@s...q sentimental estoy es impropio de mi

paube dijo...

jajaja Ruben melancolico, esto es nuevo! La verdad que yo echo de menos hasta la *puta* uji! Pero sobretodo este viaje, cuando veo las fotos, cuando recuerdo los momentos....XDDDD

Ruben y Marlo si algun dia escribo un libro os lo dedicare a vosotros, ya se hasta la dedicatoria!

Beamarlo dijo...

jajaja! Estaba en los ordenadores de aqui mirando las noticias de Espanya, el tiempo de Torquay y... pummm: OSTIA EL BLOG DE PAUBE!!!!!!! Estoy en una sala con 12 ordenadores y me estoy partiendo el culo yo sola!! La gente me mira!! Perfectamente detallado lo de los gilipollas! Me gustaria que lo leyesen algun dia!jaja!

Besitos a todossss!! Y gracias por el saludo!! Yo tb os exo de menos!! Aqui los dias son interminables en serioooooooo!!!

Anónimo dijo...

Paulaaaa!!! jajajaja, buenisiiimooo!!! me estas salvando la vida sabes? pk mi memoria ya no alcanza tan lejos y se me esta haciendo casi imposible hacer el diario de manchester, pero gracias a esto voy recordando dias!! Necesito sabes xfa, cuando fui cuando me tuvieron k llevar al medico, please!!! y cuando fue la fiesta en casa de las vecinas k se kemo la cocina etc etc....ayudaaaa!!!
p.D: cuando pienso en esos momentos k pasamos juntos, me palpita....

NEUS

paube dijo...

Buah tia el dia del medico ni puta idea, si no te acuerdas tu... me parece que ni zorra. Hombre yo creo que fue entre semana, osea que descarta el fin de semana *que sera el siguiente post*, asi que entre lunes/viernes...

Ah, la noche del incendio misterioso fue la ultima que salimos, el JUEVES 20.

Que vaya bien pava.

Beamarlo dijo...

Por cierto Neus, gracias por tu maravillosa idea de meter las tijeras en el enchufe de aqui!! Nos ha venido de lujo!! jaja! La gente se queda flipando cuando lo ve, pero funciona!!!!

Saludos a todos desde tierra inglesas!! Por favorrrr pasarme algo de calooooorrrr! MENUDA MIERDA DE TIEMPO!!